En el mundo cotidiano que nos rodea, los servicios son y han sido comunes desde que existe la historia civilizada. Cualquier persona que lleva a cabo una tarea distinta en apoyo de los demás está prestando un servicio.  De manera similar, una organización que lleva a cabo tareas asociadas con su propósito o negocio también está prestando un servicio.

Para que una empresa funcione eficazmente, su personal también necesita tener características fundamentales y comunes, como la disponibilidad, la fiabilidad y la capacidad de comunicarse en el mismo idioma. Con todas estas cosas en su lugar, estos individuos pueden formar un equipo de trabajo productivo. El establecimiento de este tipo de requisitos básicos dentro y a través de las soluciones de automatización empresarial es un objetivo clave de la orientación a servicios.

Desde una perspectiva general un servicio es un programa de software que hace que su funcionalidad esté disponible a través de una Interfaz de Programación de Aplicaciones (o API) publicada que forma parte de un contrato de servicio

Las empresas hoy en día requieren contar con capacidades organizativas orientadas a servicios, en el que se pueda dar cumplimiento a los requerimientos del día a día y crecer de manera controlada y escalable.  Una buena organización orientada a servicios requiere el diseño y construcción de una arquitectura bien fundamentada que contemple las siguientes características:

  • Contratos de servicio estandarizados

  • Bajo acoplamiento

  • Buena abstracción y encapsulamiento de servicios

  • Autonomía

  • Composición de servicios

  • Servicios sin estado

Esta es la razón por la que se concibió la orientación a servicios. Representa en gran medida un estado evolutivo en la historia de la TI, ya que combina elementos de diseño exitosos de enfoques anteriores con nuevos elementos de diseño que aprovechan la innovación conceptual y tecnológica.

Los equipos encargados de modernizar infraestructuras tecnológicas y dar un paso hacia adelante con respecto a los sistemas antiguos heredados, se enfrentan a enormes dificultades. ¿Cuál es la arquitectura de destino óptima? ¿Cómo deben evolucionar mis herramientas? ¿Cómo puedo poner a mi equipo al día? ¿Cómo puedo gestionar la superposición entre lo antiguo y lo nuevo para mantener mis sistemas operativos en todo momento?

 

Nuestro enfoque nos permite acoplarnos a las reglas de negocio de nuestros clientes, conociendo de primera mano las necesidades y requisitos para brindar las mejores soluciones que sean efectivas en el tiempo, brindando un equilibrio entre la agilidad, el coste, la capacidad de respuesta y la seguridad.